ActualidadConsejos

EJERCICIO Y MUSCULATURA: TRABAJAR CUERPO COMPLETO

image_pdfimage_print

El propósito de muchos para este nuevo año es empezar a hacer ejercicio. Unos irán a un gimnasio, otros lo harán por libre pero tened en cuenta que cuesta lo mismo hacer las cosas bien que mal.

El otro día me comentaba un paciente que hace trail que él no hace abdominales porque ya los trabaja mientra corre.
Al final tenéis un artículo bastante bueno que indica la necesidad de trabajar el cuerpo completo y yo os añado algo fruto de mi experiencia en consulta. Hay muchas personas que no se dan masajes , el masaje es necesario en el dia a dia pero cuando haces deporte y castigas la musculatura se hace más necesario aún. Hay muchas personas con acortamiento de psoas, problema de aductores y pubalgia por no cuidarse como deben principalmente quienes hacen deporte habitual u ocasionalmente.
El ejercicio físico es necesario, los MASAJES son ESENCIALES, la OSTEOPATIA para reajustar el cuerpo es NECESARIA al menos un par de veces al año y la SUPLEMENTACIÓN alimentaria es FUNDAMENTAL de ahí que naturópatas y terapeutas hagamos tanto hincapié en esas cosas. Próximamente publicaré un artículo sobre suplementación en el deporte con productos de calidad que podréis encontrar en nuestra tienda https://elrincondelnaturopata.es/2019/12/27/en-unos-dias-el-rincon-del-naturopata-tendra-tienda/

Mayor pérdida de grasa

Según el estudio Biology of Sport, entrenar todo el cuerpo puede hacer que mejora la pérdida de grasa en comparación con realizar un entrenamiento por partes. Este estudio nos da datos de personas que entrenaron por completo tres días a la semana frente a los que lo hacían por zonas. Los primeros perdieron más grasa corporal que los segundos. Una de las razones es por la activación de genes.

Mayor masa muscular

Con un entrenamiento de cuerpo completo el crecimiento muscular es mayor por las proporciones de testosterona, aumento, frente a un cortisol más bajo, lo que lleva a ser más anabólico. El estado anabólico de nuestro organismo es cuando nuestro cuerpo se encuentra más enfocado en la construcción y crecimiento muscular. El estado anabólico es cuando crecemos más, por ejemplo en la pubertad, todo lo contrario es el metabolismo catabólico. En este estado nuestro cuerpo tiende más a decrecer; por ejemplo, cuando se llega a la ancianidad o a la vejez.

Más fuerza

Según el estudio, los individuos más fuertes que entrenaban todo el cuerpo ganaban más fuerza que los más fuertes del otro grupo. Esto sería muy positivo para todos los que ya son habituales de gimnasio, que verán mejoras físicas rápidamente.

Mejora de la salud

El entrenamiento de cuerpo entero mantiene los procesos metabólicos activos, lo que contribuye a prevenir la aparición de enfermedades. No sólo eso, entrenar todo el cuerpo a la vez hace que tanto tren superior, como inferior se potencien igual, nos permite ir viendo avances a la vez, ser capaces de no forzar demasiado hasta lesionar una parte sino que sea un todo, un conjunto.

Como es el funcionamiento del cuerpo, que va en conjunto. Trabajar de manera global ayuda a distribuir riego, a mejorar musculatura, a que los nervios trabajen de manera conjunta, a que los ligamentos vayan de la mano.

Si eres de esos corredores perezosos a la hora de ir al gimnasio, seguro que se te pasa cuando leas este artículo. La carrera beneficia especialmente a los sistemas cardiovascular y respiratorio, pero tus músculos son los encargados de darte impulso. Conocer mejor cómo se mueve tu cuerpo durante la carrera te ayudará a comprender la importancia del entrenamiento de fuerza… para “abrir boca” te demostramos por dentro cómo te benefician de un modo directo en tus carreras cinco ejercicios básicos de fuerza.

→ El corredor en movimiento

Estudiar y mejorar tu zancada es clave a la hora de conseguir una carrera eficiente y mejorar como corredor. La zancada se divide en ciclos que se inician cuando un pie entra en contacto con el suelo y terminan cuando ese mismo pie vuelve a contactar con el terreno. Cada pierna define un ciclo distinto. Cuando una pierna está en fase de amortiguación o contacto, la otra pierna se encuentra en fase de oscilación o vuelo, por lo que la anatomía implicada está cambiando constantemente y los músculos que ahora son agonistas (motores principales) pasan casi de inmediato a antagonistas (estabilizadores del movimiento).

Esto no es aplicable al segmento central del cuerpo, que realiza durante todas las fases de la zancada una importante función de estabilización del tren superior, facilitando que la pelvis gire y rote de forma normal. Los brazos también realizan una función de estabilización, pero de carácter dinámico, realizando un contrabalanceo respecto a la pierna de cada lateral. Para comprender cómo interviene cada grupo muscular en la carrera es interesante analizar sus acciones en cada fase del movimiento. En esta ilustración puedes ver las fases de la zancada referidas a la pierna derecha:

El corredor por dentro

Fase de amortiguación

Está marcada por el contacto del inicial del pie con el suelo y constituye aproximadamente el 40 % del ciclo de zancada, aunque en corredores de élite resulta considerablemente menor.

→ Los músculos, tendones, huesos y articulaciones del pie y la parte inferior de la pierna actúan para disipar el impacto del aterrizaje. La articulación subtalar hace una inversión y una eversión, el mediopié una abducción y una aducción y el antepié una dorsiflexión y una flexión plantar. Se realiza una pequeña pronación de la parte posterior del pie que ayuda a repartir el choque por toda la superpie del pie.

El corredor por dentro

Fase de vuelo

Comienza con el impulso, continúa con el vuelo y termina justo antes del impacto sobre el terreno.

→ Los músculos flexores de la pierna y los flexores de la cadera, cuádriceps, gemelos y sóleos de la pierna derecha trabajan conjuntamente para conseguir un impulso adecuado. Mientras, los músculos de la pierna izquierda se preparan para comenzar su ciclo y el grupo de los cuádriceps, especialmente el recto femoral, está intensamente activo.

El entrenamiento de fuerza en el corredor es fundamental para prevenir lesiones, evitar desequilibrios y mejorar tus tiempos. Un corredor debe realizar un entrenamiento muscular completo (no olvides los brazos y la espalda), pero estos son los 5 ejercicios imprescindibles, que no deben faltar en ninguna de tus sesiones de gimnasio:

ADUCTOR DE LA CADERA EN MÁQUINA

El corredor por dentro

  • Ajusta la posición de modo que la zona lumbar quede en contacto con el asiento y los almohadillados en la parte exterior de las rodillas.
  • Abre las rodillas, tratando de alcanzar el máximo rango de movimiento. Vuelve lentamente a la posición inicial.

→ Músculos implicados

Principales: Glúteo medio, glúteo mayor.

Secundarios: Tensor de la fascia lata, cuádriceps.

Este ejercicio, a través del fortalecimiento del glúteo medio, contribuye a prevenir el dolor del piriforme y la ciática que sufren muchos corredores, especialmente aquellos que tienen infrapronación en su técnica de zancada.

ENCOGIMIENTOS ABDOMINALES

El corredor por dentro

  • Tumbado sobre la espalda, con las rodillas ligeramente flexionadas, las plantas de los pies apoyadas sobre el suelo y las manos tocando la parte posterior de la cabeza, eleva el tronco separando vértebra a vértebra del suelo hasta alcanzar 45º.
  • Inspira y baja muy lentamente hasta la posición inicial.

→ Músculos implicados

Principales: Recto del abdomen, oblicuo externo.

Secundarios: Cuádriceps, tensor de la fascia lata.

Para evitar desequilibrios respecto a la musculatura lumbar, es importante realizar ejercicios abdominales. No sólo tienen un papel clave en la prevención de lesiones, el abdomen también es fundamental en el rendimiento. Realiza durante todas las fases de la zancada una importante función de estabilización de la parte superior del cuerpo, que permite que la pelvis gire y rote de forma normal facilitando una técnica correcta.

  • Ajusta la posición de modo que la zona lumbar quede en contacto con el asiento y los almohadillados en la parte interior de las rodillas. Junta las rodillas presionando contra los almohadillados.
  • Vuelve lentamente hacia la posición inicial.

→ Músculos implicados

Principales: Aductor largo, aductor corto, aductor mayor, gracilis.

Secundarios: Vasto interno.

Contribuye a la prevención de muchos problemas de rodilla causados por desequilibrios entre los 4 músculos del cuádriceps, que causan una tracción cuya trayectoria pasa por la rótula. Este ejercicio fortalece los músculos aductores, evitando que la rótula se desplace lateralmente en exceso. Además, desarrollando la fuerza de este grupo muscular y de los cuádriceps, se contribuye a lograr una extensión potente durante la fase de propulsión de la zancada.

Extensión de piernas en máquina

El corredor por dentro

  • Ajusta el asiento de modo que tu zona lumbar esté en contacto con el respaldo y las rodillas coincidan con el eje de la máquina.
  • Extiende ambas rodillas en su rango completo, pero sin llegar a bloquearlas. Baja ahora hasta la posición inicial muy lentamente, sosteniendo el peso. Esta fase excéntrica es la más importante para nosotros los corredores.

→ Músculos implicados

Principales: Cuádriceps.

Secundarios: Tensor de la fascia lata, sartorio.

Este ejercicio desarrolla por igual los cuatro músculos de los cuádriceps (recto femoral, vasto externo, vasto interno y vasto intermedio) y contribuye a mantener la rótula correctamente situada. Para asegurarte que trabajas las dos piernas por igual puedes realizar todas las repeticiones con una pierna (con la mitad de peso, lógicamente) y después con la otra.

Curl de flexores de la pierna en máquina

El corredor por dentro

  • Túmbate boca abajo y realiza los ajustes necesarios para que los almohadillamientos se sitúen al nivel del tendón de Aquiles y las rodillas coincidan con el eje de la máquina. Mantén la cabeza centrada, con la barbilla ligeramente separada.
  • Contrae los músculos flexores de la pierna para flexionar la rodilla y tirar del peso hacia arriba. Vuelve lentamente a la posición inicial.

→ Músculos implicados

Principales: Flexores de la pierna. 

Secundarios: Glúteo mayor, glúteo menor, gemelos.

Este ejercicio trabaja sobre los grandes músculos flexores de la pierna, que entran en juego durante la fase de recuperación en el ciclo de zancada, cuando la pierna que desciende se flexiona. Los flexores empujan la pierna hacia los glúteos y no son tan fuertes como los cuádriceps, por lo que si no se trabajan correctamente, pueden ser el origen de un desequilibrio.

Manténte informad@ de la actualidad del sector y consejos suscribiéndote a nuestra web en el enlace de la derecha si estás en un ordenador o al final de la noticia si lo ves en un teléfono móvil

Importante: Debe aclararse que el responsable del sitio web no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, el autor no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

El Rincón del Naturópata

 

Fuente  “Anatomía del corredor” de Joe Puleo y Dr. Patrick Milroy, de Ediciones Tutor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *